Ismael Serrano

...presenta su último disco, 'Todavía', en el Teatro Principal el próximo 9 de Febrero.

 

Vallecas modeló al que hoy es uno de los cantautores más reconocidos de este país. De voz profunda y letras osadas, Ismael Serrano acaba de celebrar sus veinte años sobre los escenarios. Reconoce que el paso del tiempo le ha abierto a muchas influencias musicales. Y en lo social, se muestra preocupado por el resurgir de ciertos discursos políticos, aunque confía en la fuerza de las mujeres para neutralizarlos.

 

 

¿Qué nos vas a ofrecer en tu concierto de Vitoria-Gasteiz?
Después de una celebración de mis 20 años de carrera, en la que había una gran puesta en escena, íbamos con toda la banda y demás, queríamos hacer una gira en la que volver a las esencias, la guitarra y la voz. Vamos a recorrer diferentes escenarios haciendo repaso de mi discografía, en el formato más puro, por así decirlo, tal y como fueron creadas las canciones.

¿Le darás un carácter teatral, como en otras ocasiones?
Sí, el recital siempre tiene que ser un relato en el que uno cuenta una historia. Por eso me gusta darle un carácter muy teatral a mis puestas en escena. Y aun yendo yo solo con la guitarra, se me ha ocurrido también hacer algo muy teatral, que yo creo que puede estar interesante.  

Tus orígenes se enmarcan en 1997, con tu primer álbum, 'Atrapados en azul'. Han pasado más de 20 años. ¿Qué queda de aquel chico de Vallecas que tocaba por los bares?
Muchas cosas. Por eso a mi último disco le he puesto 'Todavía'. La frase es "Hoy es siempre todavía", rememorando a Machado. De alguna manera, a día de hoy la música sigue teniendo ese valor terapéutico que tenía antaño. Y los miedos que yo tenía por aquel entonces me siguen persiguiendo. Creo que toda persona que se sube a un escenario lo hace porque no sabe gestionar sus miedos y necesita sentirse acompañado. Y las canciones finalmente son un espacio de encuentro que te ayudan un poco a luchar contra esos miedos.

¿Cuáles son tus miedos?
El miedo a la soledad, el miedo a la fugacidad de las cosas… eso sigue presente en mis canciones. A veces me sorprendo encontrando esos temas recurrentes. El vértigo que produce el ritmo vertiginoso en el que vivimos inmersos. Y luego, ciertos ideales políticos siguen también ahí.

¿Permanecen inalterables?
Quizá el tiempo me ha hecho más permeable, más flexible. No solamente en cuestiones políticas. Si no sobre todo en lo musical. Cuando uno empieza en la música siente que la industria musical es un territorio hostil del que te tienes que proteger y estar permanentemente a la defensiva. Tienes claro lo que no quieres que cambie, pero no tienes tan claro la dirección que tomar, porque para ti es un mundo desconocido.

"En Latinoamérica se están creando cosas nuevas desde el folclore. Es algo que desde Europa hemos perdido."

¿Y después?
Con el paso del tiempo te vas abriendo a otras influencias musicales, vas tomándote menos en serio a ti mismo. El cantautor es un personaje dado a la circunspección y a la solemnidad. Y a veces, cuando uno se pone en exceso solemne, sobreactúa, de alguna manera. Yo he sido consciente de ese exceso de solemnidad del que he tratado de desprenderme con el paso del tiempo. No sé si lo he conseguido, pero bueno...  

Te has ido relajando.
Sí, nos pasa a todos. También porque quién no es arrogante con 20 años y cree saberlo todo. Y con el paso del tiempo te vas dando cuenta de que no sabes absolutamente nada.

Con veintitantos. Elocuente y con buena planta. Te las llevarías de calle…
Ja, ja, ja… bueno… no me puedo quejar.

Pero el amor estaba al otro lado del charco...
Bueno sí, finalmente sí. Una de las cosas más bonitas que me ha dado mi oficio ha sido poder conocer a gente maravillosa. Mis mejores amigos están al otro lado del Océano, en Latinoamérica, y mi mujer es de Latinoamérica, la que es la madre de mi hija. Y entonces sí, yo tengo una deuda con este oficio y sobre todo también con Argentina.

Con Latinoamérica has tenido también un compromiso social.
Es que los paralelismos entre la historia latinoamericana y la española son muy claros. Lo que pasa es que en Latinoamérica es una realidad mucho más dura. Es una realidad urgente, por así decirlo. Y eso hace que las cosas se vivan con mayor intensidad y también la música.

"Dejé de ver 'Walking dead' porque me parecía desolador."

Tienen una gran riqueza, en ese sentido.
Sí, se están creando cosas nuevas desde el folclore. Es algo que desde Europa hemos perdido. No sé quién decía que la diferencia entre Europa y Latinoamérica es que en Europa existe el Estado, pero no la Comunidad y en Latinoamérica existe la Comunidad, pero no el Estado. Y es verdad que existen esos vínculos y la música teje parte también de esa red de vínculos que aúna la Comunidad, por así decirlo y la gente acude a la música buscando esos vínculos de manera más clara. Pero bueno, es una sensación. No es una certeza. Es la sensación que tienes cuando ves la efervescencia de los conciertos. En casi toda Latinoamérica es así. Es muy especial.  

Aquí somos un poquito más fríos.
Sí, nos cuesta más conectarnos de esa manera.Estamos como encorsetados.

Tu faceta solidaria es más que notable. ¿Qué le pides a 2019?
Yo pido que despertemos de la pesadilla en la que parece que estamos inmersos. Es muy preocupante ver cómo de nuevo se recuperan discursos políticos que pertenecían a lo más oscuro de la historia de la humanidad. Sobre todo con lo que le ha tocado vivir a Europa en ese sentido.

¿Eres optimista al respecto?
Sí, confío en que la ciudadanía despierte y se dé cuenta, que se miren los unos a los otros y que sean capaces de despertar. Yo confío en ese despertar. Y en quien más confío es en las mujeres.

¿Y eso?
Primero por una cuestión de defensa propia, yo creo que van a reaccionar de manera contundente. Ya lo estaban haciendo, pero quiero decir ante esta nueva amenaza beligerante. Creo que van a marcar el camino y van a ejercer de contención. Confío en que nos salven de este desastre.

Te defines como un hombre feminista, entonces.
¡Hombre, claro!

Ya sabes lo que dice Pablo Iglesias de los hombres feministas
Ja, ja, ja… habrá de todo digo yo… cada uno folla como puede… Siempre pensando en la otra persona, evidentemente, por ahí digo yo que irán los tiros. El feminista pensará también en la mujer, el feminista heterosexual...

¿En tus peticiones para 2019 está una ayudita para el Rayo?
Para el Rayo Vallecano y ya que te pones para Vallecas en general. Vienen ahora las elecciones municipales y Vallecas… joder, es que Vallecas representa el barrio de la periferia de la ciudad. Y más allá de la visión ideal que yo puedo tener, porque es verdad que es un barrio en el que existe una Comunidad muy fuerte. Yo recuerdo cuando era pequeño que el ambiente vecinal era familiar.

Los vecinos eran tu familia.
Eso es.  Pero también es un barrio en el que más desigualdad de rentas hay. Los que más padecen los rigores de los recortes, del retroceso en derechos y demás viven en barrios en la periferia, como Vallecas. Así que mirar al Sur de las ciudades es mirar a estos barrios que soportan lo peor y que tienen el mayor desamparo. Bueno sí, desde la municipalidad se hace lo que se puede, pero cuando se trata de diferencia de rentas, cuando se trata de que vivimos en una sociedad que tiene a gente con trabajo pero pobre, pocas cosas se pueden hacer.  

Has participado en un concierto homenaje a Luis Eduardo Aute, 'Ánimo animal'. Sería emocionante…
Sí, lo fue. Luis Eduardo Aute ha sido extraordinariamente generoso conmigo siempre, desde que yo empecé. Yo tocaba en los cafés y Luis Eduardo Aute venía a verme. Toqué por primera vez en un gran teatro y Luis Eduardo Aute vino a cantar conmigo. Hemos compartido sobre el escenario varias veces canciones mías, hemos coincidido en multitud de sitios, en multitud de viajes y siempre he tenido un trato excepcional.

"Una de las cosas más bonitas de la paternidad es que recuperas la posibilidad de vivir cosas por primera vez, incluso cosas que ya has vivido antes."

Es una figura.
¡Hombre! Como fan suyo es uno de los artistas con mayor personalidad, más allá de las canciones hermosas. Tiene una personalidad muy propia. Una impronta muy especial. Y es un tipo además extraordinariamente coherente. Siempre ha seguido su camino, sin concesiones, ha ido a su bola, y es un artista multidisciplinar… O sea, que fue muy emocionante, porque fue recordar a su figura, a la que uno echa muchísimo de menos, no ya solo sobre el escenario.

¿Cómo se encuentra?
El hombre está luchando, está en fase de recuperación. Le afectó mucho el coma y todo…

Esperemos que se recupere. Cambiando de tema, ¿Cuáles son tus aficiones?
Me gusta leer…

¿Eres futbolero? Por eso te preguntaba por el Rayo, pero te me has ido por peteneras…
Sí, es que no soy muy futbolero. La verdad es que lo he intentado. He ido a algunos partidos con voluntad, pero según terminaba el primer tiempo, les decía a mis amigos "mira, os espero en el bar".

No es lo tuyo, vaya.
Me gustan otras cosas. Estar con mis amigos, ir al cine… aunque estas Navidades lo que más me ha tocado ver ha sido 'Mary Poppins', 'Rompe Ralph!' y esas cosas... que las disfruto igualmente.

Dices que la paternidad te reafirma en tus convicciones políticas, ¿en qué sentido?
En que reafirma tu compromiso por un mundo mejor, porque uno piensa en el mundo que va a heredar ella. Y el rumbo es preocupante. Pensar que por primera vez en mucho tiempo los hijos van a vivir peor que los padres en España, es muy preocupante. Van a tener peores salarios, menos derechos, no sabemos qué Sanidad pública van a tener, ni qué Educación pública. Pensiones, bueno, pensiones no sabemos si vamos a tener nosotros... Entonces, ese rumbo es preocupante. Y eso te reafirma en el compromiso por resolver, por construir un mundo mejor.

¿Qué te aporta actuar para el público infantil?
Pues es muy divertido, pero es muy exigente, porque el público infantil no negocia su atención. No hay filtro. Si algo no le gusta…

¿Y si le gusta?
Cuando conecta con la historia que estás contando es muy bonito, es muy, muy, muy emocionante. Lo más interesante es encontrar un código que a mí me parece que e s compartido entre el adulto y el niño. A mí no me gusta hablar al niño como si fuera tonto. Creo que se subestima al niño en muchas ocasiones. El reto es buscar ese código compartido. Cuando estás en código común disfruta el padre con el hijo.

"He intentado ir a algunos partidos de fútbol con voluntad, pero según terminaba el primer tiempo les decía a mis amigos 'mira, os espero en el bar'."

Nos volvemos más niños.
Eso por supuesto. Eso es lo que a mí me pasa también. Que recupero ciertas ilusiones. Una de las cosas más bonitas de la paternidad es que recuperas la posibilidad de vivir cosas por primera vez, incluso cosas que ya has vivido antes. Cuando ves el mar por primera vez con tu hijo, es como si lo vieras tú por primera vez. Compartir ese momento, esa primera vez, es muy potente.

En tus letras trasmites que la vida es bella. Ojo con esa actitud "Mr Wonderful" que acaba con la carrera de cualquier cantautor…
Ya, es verdad, ja, ja, ja... Pero la vida es bella, lo es, a pesar de los pesares, como también dice la canción. Aunque el cantautor tenga esa imagen de pesimista, de denso y demás, por lo general es alguien que tiene fe en el ser humano. Yo creo en el ser humano. Por ejemplo, yo dejé de ver 'Walking dead' porque me parecía desolador...

Ja, ja, ja…
No puede ser que en un mundo apocalíptico todos sean unos soberanos hijos de puta. Es que no puede ser.

Eres muy activo en redes sociales, ¿no temes que te arreen?
Supongo que me va la caña. A ver… ¿qué voy a hacer? Muchas veces lo pienso, "¡Joder, qué bocazas eres!". Pero esto es como la chica de Roger Rabbit, el dibujito. Hay un momento que dice "lo siento, pero es que me han dibujado así". De alguna manera es lo mismo…

Por lo menos eres elegante...
Trato de ser respetuoso. Doy mi opinión pero nunca falto el respeto a nadie, incluso al que discrepe. Es que también hay una cosa que me jode bastante. El hecho de que de la discrepancia no puedan hacer un debate legítimo y bonito y saludable.

Pocas veces se ve.
Las redes imposibilitan eso. No hace mucho leía en un artículo a un psicólogo que decía que las emociones que más mueven a la acción son la excitación sexual y el odio. Por eso se utiliza tanto la excitación sexual en publicidad. Y el odio es fundamentalmente el motor de la actividad las redes sociales muy a menudo.

Una pena.
Sí, porque imposibilita un diálogo productivo. En eso se están convirtiendo las redes sociales, en un caldo de cultivo para la polarización. Y el debate  polarizado te hace impermeabilizar a los argumentos ajenos. A mí es lo que me parece preocupante sobre todo para unas nuevas generaciones que pasan más tiempo allí que aquí.

¿Qué tal una desconexión de esas redes?  ¿Más naturaleza y menos pantallas?
Eso por un lado. O por otro lado, plantearnos también el modelo de redes sociales. Cuando tú supeditas todo a las exigencias del mercado las redes sociales lo único que quieren es el flujo de información. Cuando lo que más activa el flujo de información es la polarización, pues entonces no le ponen ningún freno. Quizá debiéramos darnos cuenta de eso. De trasladar un poco otra forma de hacer las cosas en redes sociales y exigir a la gente… que ya se está haciendo, las "fake news" y estas cosas que no proceden.

 

ESCUCHAR A LAS ROSAS

En nada está aquí San Valentín. ¿Qué te sugiere esta fecha?
Los cantautores más allá de todo también somos muy cursis. Entonces, somos dados a hacer las declaraciones de amor que habitualmente no se hacen. Yo creo que hay que declarar más el amor. Y hacerlo también, pero declarar sobre todo. Somos muy pudorosos. Nos cuesta decir "te quiero" públicamente.

A los vascos ni te cuento…
Pues hay que perder el pudor. Hay que decir "te quiero" los unos a los otros... cuando es verdad.

Qué se puede esperar de un tipo que habla con una rosa…
Ja, ja, ja… pues sí. Pues a lo mejor se trata de eso. Escribí una canción infantil que dice "todo habla". Y se trata de eso, de saber escuchar a las rosas. Hay que saber escuchar.

¿Todavía hay tiempo para soñar?
Sí, siempre lo hay. Todos tenemos nuestros sueños. El rollo es también aprender a soñar en compañía y en lo colectivo.

El bien común del que tanto se habla.
Sí, suena un poco a respuesta de miss. "¿Un sueño?" "La Paz en el mundo". Es curioso, por qué nos reímos. A lo mejor por el rollo machista de que nadie presupone que una mujer hermosa pueda hacer de eso sus ideales, y en el fondo es un ejercicio de hipocresía...

O tal vez porque lo vemos como una obviedad. Todos queremos la Paz en el mundo.
Bueno, el concepto Paz en el mundo y el de deportación masiva no va de la mano. No sé si todos queremos la Paz en el mundo, pareciera que no.