30
Nov

KASE O

...llega a la sala Jimmy Jazz los días 3 y 4 de Febrero para presentar 'El Círculo'.

 

Al frente de Violadores del Verso, ha conquistado a varias generaciones con su inagotable ingenio y su inconfundible flow. En su nuevo disco en solitario, Javier Ibarra abandona la competición para mostrar sus más íntimos sentimientos. Hablamos con el rapero zaragozano de música, pero también de sexo, política, fútbol y religión. ¿Alguien da más?

 

 

Vuelves al ejercicio con tu nuevo álbum, 'El Círculo', en el que te desnudas por completo. ¿Ha dolido?
Mucho, no solo por la responsabilidad de deshacerme de prejuicios que se habían creado en torno a mi persona, sino por una cierta crisis vital.

¿Y eso?
Cuando tienes 36 años ya no eres ni joven ni viejo. Buscas una vida tranquila, más que cuando tenías 18 años. La gente espera que rapees como cuando tenías 18, pero tengo 36.

¿Cuáles eran tus miedos?
Temía no estar inspirado, no tener cosas que decirle a la gente, aunque veo que muchos jóvenes entienden mi mensaje. El disco es muy personal, pero toca puntos que la gente ha experimentado y ese es mi gran logro. Que con la edad he conseguido decir cosas humanas, que afectan incluso a los adolescentes.

Hablas de experiencias de tu pasado que ellos igual están viviendo ahora.
Sí, 'Guapo tarde' habla de eso,  de ciertos traumas que tenía, con los granos y con el no ligar. Yo tenía otra pasión que era cómo estaba el mundo.

"He luchado durante casi 15 años para hacer las mejores rimas, las palabras más bonitas. En este disco, la necesidad era otra."

Explícate.
Hay un mundo que es el de "estar guapo" y otro en el que estamos los que tenemos pasiones. La literatura, la poesía, la música u otra cosa que nos ocupa el tiempo porque no practicamos el ejercicio de ligar. Porque ligar es un ejercicio en la sociedad de hoy. Hay quienes estamos más en el plan de practicar las pasiones y quería hacer un tema en complicidad con esta gente. Los frikis, los gordos, los feos… con los que están al margen.

¿Me vas a decir ahora que tú no has ligado, hombre?
No tanto. No tanto, corazón. Si no, no haría las letras que escribo. Y luego que a mí ligar… me tiene que gustar mucho la persona y salir con ella. No puedo tener una relación de una noche con esa persona. Entonces, tampoco he ligado tanto. La chica que me ha gustado, me ha gustado y es la que he tenido como novia.

¿Qué te aporta crear en solitario?
Bueno… lo que más me ha aportado es la necesidad de trabajar en grupo.

¡Pues sí que estamos buenos!
Ja, ja, ja… He echado mucho de menos los párrafos de Hate y de Lírico, porque yo me guío mucho por los impulsos. Escribo el primer párrafo inspirado, pero el segundo ya es más redondear la canción, de compensar lo que una noche te inspiró y sobre lo que escribiste 20 líneas.

Pero lo conseguiste.
Sí y como es mi disco en solitario me muestro tal y como soy. En Violadores me puedo disfrazar, me puedo camuflar entre los cachos de los demás. Pero como éste era un disco mío, sentía la necesidad de que fuera mío como Javier Ibarra, que ese fue el problema, claro. Es muy divertido, muy fácil estar detrás de un egotripo, de un apodo. Aquí sí hay temas personales, más que de ese Dios del Rap o ese Rey del Rap que es Kase O, que podría haber hecho un disco de competición.

¿El rey de la rima ahora la desdeña?
Todo el mundo sabe rimar, hasta las abuelas saben rimar, pero detrás de una buena rima hay mucho trabajo, mucha criba. Yo, gracias a Dios, todo mi tiempo lo invertía en esto. En sacar la mejor frase, la que más me representara. Fíjate que antes de este disco, a mí me interesaba mucho la rima como estética, como belleza estética, no tanto el contenido. Y es por lo que he luchado durante casi 15 años, po hacer las mejores rimas, las palabras más bonitas.

¿Esto se ha acabado?
En este disco, la necesidad era otra. Era expresar aunque fuera con palabras normales mis sentimientos. La rima me da igual si es fresa o mesa, si la fresa la estamos comiendo tú y yo en la misma mesa. Me interesa redactar que tú y yo estuvimos en la mesa comiendo una fresa.

Expresas tus sentimientos con rap, pero también algo de jazz.
Sí, hay muchos instrumentos reales en el disco, hay muchas creaciones propias y un 50 por ciento también de samplers y de estética más clásica de rap. Creo que los puristas esperaban un álbum mucho más purista, pero mi planteamiento desde el principio es que iba a ser variado. No podía hacer un disco de hardcore entero, porque no estoy en esa época y porque me gusta no solo el hardcore. Me gusta la bossa nova, me gusta el vals, me gusta Mozart…

"Puedes cambiar tu cabeza, tu persona y el mundo que te rodea. En cuanto a los sistemas establecidos, sin sangre no."

¿En el tema 'Esto no para' arremetes contra "la falacia de la democracia", ¿crees que es posible cambiar el mundo?
Siempre he sido un idealista y he pensado que todos somos hermanos, que la humanidad es una hermandad... He crecido con este cuento, entre comillas, y en eso he basado mi vida. Pero no voy a negar cierto pesimismo o decepción con el género humano.

¿Hay solución?
A nivel macroeconómico veo muy difícil que el mundo pueda cambiar, a no ser que colapse o hubiera una apocalipsis. Lo que veo más a mano o lo que trato de transmitir con mi música es que el mundo es lo que tú tienes a tu alrededor, es en lo que puedes influir. Tú puedes ir a visitar a tu abuela, a tus padres o a ese amigo que se le está empezando a ir la cabeza. Es por lo primero que se empieza. O usar tu tiempo libre en beneficio de la sociedad o de la gente más desprotegida. Te lo dice alguien que tampoco es que predique con el ejemplo del todo.

¿Tú qué haces?
Yo hago canciones, intento despertar conciencias, a mí me cuesta mi esfuerzo, pero sé que podría hacer más y dar más ejemplo. Puedes cambiar tu cabeza, tu persona y el mundo que te rodea. Observar y ayudar en lo que puedas. En cuanto a los sistemas establecidos, sin sangre no.

Afirmas que las drogas atontan a un pueblo dominado por "políticos cleptómanos". En otros tiempos no eras tan crítico con cierto tipo de sustancias, ¿nos estamos haciendo mayores?
Pues bueno, eso seguro. Pero no es lo mismo fumar porros que chutarse heroína o tomar rayas todos los días para ir a la obra. La cuestión es la libertad. El que si te fumas un porro sea porque te apetece no porque estás enganchado. Es la gran lucha. No ser esclavo de nada. El tabaco es mi gran enemigo, más que los porros que incluso los podría elegir de manera lúdica o de relajarme al final del día, pero el tabaco es más difícil de dejar que cualquier otra cosa.

¿Qué queda de ese chico con acné que hacía rimas en la calle? 
Pues poco y mucho. Yo era un crío, pero rimo en la calle todavía. Si hay un círculo de rapers, me interesa meterme ahí, competir, improvisar. Pero tengo menos complejos que antes, soy más duro.

Dices que Sabina y Calamaro eran la salvación de los corazones rotos. Nos ha sorprendido esta playlist, ¿le das a todo?
Es que estos dos tipos, en concreto, al desamor le han cantado muy bien y a mí me sirven de inspiración. Yo he ido a conciertos de Sabina y Calamaro, me he oído sus discos como si fueran míos, como si estuvieran hablando de mí. Tienen esas frases, justo lo que yo necesitaba, justo por lo que estaba pasando.

"Hay que distinguir cuando tienes sexo por ego o una experiencia sexual plena y espiritual, que no suele ser lo habitual."

En tu disco también hay amor y algo sexo. ¿Eres un hombre apasionado?
A pesar de que he hecho una canción muy bonita sobre el sexo y muy detallada, pienso que está sobrevalorado. Hay cosas en la vida que deberían importarnos más. Hay que distinguir cuando tienes sexo por ego, simplemente por presumir, o una experiencia sexual plena y espiritual, que no suele ser lo habitual. La gente se obsesiona demasiado. Mi canción es más romántica, el recuerdo de una situación.

Rapeas "un hombre con fe no tiene límite". Javi, ¿tú en qué crees?
Creo que todos tenemos un don, nazcas en el seno que nazcas, tú tienes una habilidad seguro, otra cosa es que la sociedad te permita desarrollarla o que la descubras o que te arriesgues por esa pasión. Y creo en mí mismo con la ayuda de Dios.

¿Con su ayuda?
Sí, a mí Dios me ayuda a quitarme responsabilidad. A decirle, "si esto es lo que tú quieres, que sea así, como es". Me ayuda para pedir y me ayuda para dar gracias. Me parecería duro estar en esta vida sin poder dar las gracias a nadie. Hay personas que no tienen ese concepto, a mí me sirve bastante. Tener alguien por encima de mí, por así decirlo, o un compañero, incluso, un amigo. Lo creo porque habita en mí.

¿Crees que hay vida después de la muerte?
Sí, creo en el más allá. No me quedan más huevos que creer en la justicia divina. En que cuando tú mueres vas a otro plano. Normalmente sueles pagar en vida por todo lo que haces, pero para los que no pagan, tiene que haber justicia divina. Si no confiaramos en eso, muchos pillaríamos un arma. Y eso me sirve para mi vida, para hacer el bien. Para luego, si hay un supuesto juicio, que pese lo bueno sobre lo malo.

¿Y crees en el fútbol? Tenemos entendido que no se te daba nada mal…
Destacaba porque corría mucho, porque era zurdo y crecí más rápido que los compañeros. Físicamente me podía aprovechar, entre comillas. Y es en lo que se fijan los ojeadores de los equipos grandes. Del Zaragoza, del Bilbao…

"Creo en mí mismo con la ayuda de Dios."

Y bien que se fijaron...
Claro, me vieron que era grande, que iba a ser alto y técnicamente bueno. Me gustaba hacer regates bonitos. Yo prefiero fallarlo a meter un gol feo. Intento meterlo bonito y si lo fallo, lo fallé. Pero meter un gol feo, no me sabe tan bueno como meter un gol bonito. El riesgo es algo que me define también.

Perdimos un futbolista, ganamos un juglar…
Así es como lo dijeron en el Zaragoza. "Éste es un balarrasa, éste solo quiere cantar." Pero era mentira. Ellos eran clasistas, por eso me fui.

¿A qué edad lo dejaste?
A los 13 años me intentó fichar el Zaragoza. Pero eran todos pijos, hijos de empresarios y al que venía del barrio le hacían el feo y a mí eso me supo a mierda, claro. Yo tengo mi orgullo.

¿Lo mantienes como hobbie?
Sí, porque me hace mucha falta, me conecta con mi adolescencia y mi niñez y sigo teniendo un guante en el pie, por qué no decirlo, ja, ja, ja...

 

'LA PEOR MÚSICA DE LA HISTORIA'

"La música de ahora es la peor de la historia", dices. ¿Haciendo amigos?
Sí, bueno, eso me incluye a mí, ¿no? ja, ja, ja… Es más basado en la ignorancia, ¿no? Porque yo tampoco escucho toda la música que se hace ahora.

Entonces, ¿por qué lo dices?
Porque antes las canciones sobrevivían en tu mente. Tu amabas los cassetes de Michael Jackson o de Madonna o de lo que fuera. Ahora si no haces un videoclip no existes, la gente no te escucha.

Prima la imagen.
Sí, predomina más la estética que la música o el sentimiento. Ésta es la intención de mi frase. No tanto como que la música es mala, que también lo pienso en cuanto a lo fría que es.

No lo estás arreglando
Ahora hacemos música con ordenadores y la música que hacía Lez Zepellin o James Brown, era con instrumentos reales y con instrumentos físicos. Sonaba de otra manera.

¿Reniegas del rap?
La música rap ahora es digital, es fría, es con sintetizadores, es trap, es música electrónica. Nosotros crecíamos oyendo trompetas y bajos reales, que eran sampleados de James Brown.

Todo ha cambiado.
Sí, la música está muy fría por la tecnología, por los tiempos en que vivimos. La compresión, ¿no? Oírlo en mp3 no es lo mismo que oírlo en un cassette, hay muchas más texturas. Para la gente que nos gusta la música de verdad. La gran masa no se para a pensar en esto, está claro.