01
Aug

Morgan

...presenta sus dos álbumes el sábado 22 de Junio en el Azkena Rock Festival.

Hace 7 años unos amigos formaron una banda que está dando mucho de que hablar. En Morgan, la prodigiosa voz de Nina de Juan y sus cuidadas composiciones se enriquecen con las aportaciones de Paco López, Ekain Elorza, Alejandro Ovejero y David Schulthess. Desde que pisaron su primer escenario no han dejado de girar. Y es que cuando en la música surge algo diferente tanto público como crítica lo agradecen. Hablamos con Nina.

 

Morgan nace hace 7 años.  ¿cómo empieza todo?
Un poco fortuitamente, la verdad. Sobre todo fue culpa de Pablo y Ekain, que son el guitarrista y el baterista de Morgan. Escucharon unas ideas que yo tenía, que yo nunca pensé que fuéramos a hacer nada con ellas, son cosas que yo hacía, así en mi casa… y nada, les gustaron y me propusieron que las tocásemos.

Erais amigos.
Sí, sobre todo yo con Paco, que lo conozco desde hace mucho tiempo. Luego Paco conoció a Ekain y ahí fue cuando se fue formando todo. Estuvimos trabajando mucho tiempo en las canciones. Ya después conocimos a 'Ove' y un poquito más tarde a David...

Tenías intención de emigrar a Holanda. Menos mal que cambiaste de opinión...
Sí, sí. La verdad que sí. Estoy muy contenta de haber tomado esa decisión.  

En 2015 sacáis vuestro primer disco, 'North', ¿qué supuso?
Supuso sobre todo un disfrute, porque de empezar a hacer una banda, a trabajar en unos temas, sin mucha estrategia de futuro y ver que al final habíamos conseguido grabar el disco...

"En 'Air', nuestro segundo disco, hay muchos más colores, muchas más influencias."

Vuestro "hijo".
Sí, habíamos conseguido cuidarlo, habíamos conseguido que las canciones acabasen siendo lo más parecido posible a lo que nosotros queríamos. Entonces, sobre todo fue un disfrute. Y luego, cuando lo publicamos y vimos la respuesta que hubo, imagínate…

2017 fue el año de vuestra consolidación como banda. ¿Cómo lo vivisteis?
Ha sido bastante progresivo, aunque puede parecer muy brutal, porque no contar con nada y que pase todo...

Ofrecéis algo diferente y tanto el público como la crítica lo agradecieron.
Nosotros estamos muy contentos. Intentando disfrutarlo al máximo e intentando hacer las cosas como creemos que las tenemos que hacer.

En 2018 sacáis vuestro segundo disco, 'Air', ¿fue una evolución?
Cuando estuvimos trabajando las canciones del primer disco las hicimos entre Ekain, Paco, otro bajista que tuvimos al principio y yo. David y Alejandro no estuvieron trabajando en ellas desde el principio, simplemente las grabaron. Pero en esta ocasión ya sí que las canciones están vestidas por los cinco. Es un gran avance, porque hay muchos más colores, muchas más influencias. Contamos con sus criterios y es maravilloso.

Pero todo parte de ti. Tú llevas las canciones al estudio compuestas al piano y las tocáis en directo mientras el resto incorpora ideas, ¿no es así?
Así es. Hay una idea básica y se lleva al local y entre los cinco vamos poniéndole lo que creemos que la canción pide. Normalmente suele ser un resumen de todo lo que has escuchado en tu vida, de lo que estás sintiendo en ese momento y de lo que crees que te pide la canción.

Tocáis sobre todo pop-rock de raíz americana, pero ¿cuáles son vuestras principales influencias?
Hay de todo. En mi caso, yo suelo escuchar sobre todo pop, rock, soul, blues, rap, electrónica… Jazz un poquito menos, porque lo entiendo menos. Reggaetón tampoco he escuchado mucho, pero vamos, tampoco es que sea yo muy de cerrar las puertas, soy muy de escuchar de todo.

¿Cuál es vuestra meta en la música?
Poder seguir tocando. Tenemos sueños, como todos los músicos. Imagínate tocar en tal sitio o poder viajar a tal país o poder hacerte esta gira mundial… Pero creo que realmente lo que nos pone a los cinco en común es tocar. Entonces, si pudiéramos seguir tocando muchos años, si eso se puede mantener, esa es la felicidad.

"La gente viene y nos cuenta. 'Yo te he visto con Quique González, quise saber quién eras y ahora me encanta vuestra banda.' "

Hablas de viajar, pero ya habéis cruzado el charco, ¿cómo fue vivir aquella nueva experiencia?
Pues brutal. Sobre todo porque la vivimos primero, con incredulidad y después, con alegría. Estamos muy agradecidos de poder vivir experiencias tan potentes.

¿Qué papel juega cada uno de los miembros de la banda?
Somos todos bastante de arrimar el hombro en general...

Pero cada uno tendrá su carácter propio...
Sí que cada uno tenemos nuestras cosas. Fuera de lo artístico, yo tiro un poquito más a redes, Ekain suele ser el más ordenadito en cuando a planes de futuro, Paco suele tener muy buen trato con todo el mundo, con lo cual es un poco nuestro Ministro de Exteriores.

Ja, ja, ja...
Sí, Ove es muy de cuidar el equilibrio y Schulthess nos cuida mucho a todos. Siempre se ocupa de que lleguemos bien a los sitios, de que comamos bien y de que esté todo guay logísticamente.

Os complementáis divinamente, por lo que vemos.
Sí, nos queremos mucho y nos lo pasamos muy bien.

¿Por qué el piano, Nina?
Siempre ha habido piano en casa. Mi hermana mayor también lo toca. Y bueno, tampoco fue una decisión mía. Cuando eras pequeña te apuntaban a una actividad extraescolar y creo que tenía 8 años cuando me apuntaron a mí.

No ha salido mal la cosa.
No, no. Le hemos sacado su partido, ja, ja, ja...

Cuando no lo tocas gesticulas mucho.
Sí, me di cuenta a posteriori. Yo creo que es porque pienso que me voy a caer, porque cierro mucho los ojos al cantar. Como para quedarme en equilibrio.

Tu voz es una de las más prodigiosas del pop-rock nacional, ¿cómo la cuidas?
Pues bueno, intentando no hacer locuras. Durmiendo bien, no comiendo determinadas comidas antes de cantar, hacer los ejercicios de calentar la voz. No estar hablando demasiado, no estar gritando, no discutir, no llorar, no reír mucho…

Ser comedida, vaya.
Sí.

¿Cómo te sientes más a gusto, componiendo y cantando en inglés o en español?
Ahora mismo de las dos maneras, pero en inglés más porque lo hago más.

Has colaborado con un buen número de artistas, ¿qué te aporta?
Sobre todo experiencia. Es muy enriquecedor ver cómo trabajan otros músicos, cómo ven la música, cuál es su filosofía. Es muy divertido.

"Somos muy fans del Azkena Rock Festival. Estamos muy ilusionados con tocar en él."

'Charo', con Quique González, fue una de tus colaboraciones más sonadas.
Él se ocupaba en cada concierto de presentarnos, de hablar de la banda, de hablar de nuestro trabajo y sí que animaba mucho a la gente a que nos buscasen. Ha sido una cosa brutal. Luego en nuestros conciertos, cuando salimos a la mesa del merchandising, la gente viene y nos cuenta. "Yo te he visto con Quique y quise saber quién eras y ahora me encanta vuestra banda."

A nivel de redes aquello tuvo su repercusión. Como a ti te encanta ese mundo…
No, no… Yo me ocupo de ellas porque ninguno quiere, pero no me encuentro muy a gusto funcionando con ellas. No me importa ocuparme y lo hago con mucho cariño y no se me da mal del todo. Pero ¡si lo nuestro es tocar! No sé, es una cosa rara, no me sale natural.

¿Cómo ves la situación de la mujer en el mundo de la música en la actualidad?
No te puedo decir cuál es el papel de la mujer en la música porque no lo sé, yo te digo cuál es el mío.

Pues dime.
Yo he tenido mucha suerte. Nunca he tenido que plantearme si en la banda somos chicos o chicas. No me he visto en la necesidad de decir "¿por qué me está pasando esto?" o "¿me estarán tratando así por alguna razón…?" No, somos bastante iguales y nos tratamos bastante igual sin importar ni el sexo ni la edad ni nada, porque también, yo soy más pequeña que ellos. También podría ser esa la diferencia y, sin embargo, no.

Es una suerte.
Sí, no hay nada que nos diferencie. Yo, no solo con ellos, con todo el mundo trato igual. Y ¡joder!, curramos con mucha gente.

Me imagino.
Cada finde es una sala nueva con mucha gente nueva y yo no puedo decir nada malo. Hombre, siempre hay momentos, que dices tú, "no sé si me lo está haciendo porque soy mujer o porque él es demasiado imbécil, ja, ja, ja…"

Todo puede ser...
Sí, pero no te sé diagnosticar en qué punto está la mujer.  Yo sé que las mujeres llevan despuntando desde el día uno de la historia. El problema es que el resto de la humanidad no se haya hecho cargo. Pero que la mujer ha tenido las mismas capacidades que el hombre, eso ha sido desde el día uno.

¿El movimiento en pro de la igualdad puede hacer que aumente su visibilidad?
A mí me llama mucho la atención que para intentar la igualdad lo primero que se intenta hacer es crear esa diferencia. A mí siempre me dicen "Jo, si te pasas el día rodeada de chicos". Y contesto "acabo de caer ahora que me lo dices". Yo no tengo esa sensación, para mí somos todos iguales.

"Las mujeres llevan despuntando desde el día uno de la historia. El problema es que el resto de la humanidad no se haya hecho cargo."

¿Cómo conseguir la igualdad plena, a tu juicio?
El problema es de educación y es un problema de base, que afecta a todas las ramas del arte, a todos los ámbitos de la vida, a todos los curros, en las distintas sociedades y hay que trabajarlo desde un principio.

Hubo una crítica hacia ciertos programadores de festivales que en su cartel no incluían un solo nombre de mujer.
Hombre, es que también hay que ser un poquito espabilado. Eso no es tampoco sano.

Tras la crítica ahora se preocupan un poco más a la hora de diseñar su programación.
Hombre, ¿qué podemos sacar de positivo? Que han aprendido y claramente están intentando cambiarlo. ¿Que podían haberlo cambiado antes? Sí, la verdad. A ver, que un director de un festival caiga tarde en un error que ha cometido, pues oye, le puede pasar a cualquiera con menos proyección. Lo importante es que si se diagnostica el problema, que se arregle. Lo que a mí me pondría más nerviosa es que haya gente que lo haga a sabiendas. Que diga, no es que yo deliberadamente quiero hacer esta distinción. Yo no quiero programar lo que sea. Me parece más un tema de lógica.

¿Cómo se presenta la segunda parte de 2019?
Seguimos presentando el nuevo disco. Ahora sobre todo empezamos a ir a festivales. Esperamos que sea un verano divertido, conocer a mucha gente nueva y conocer a muchas caras nuevas que se quieran venir luego a vernos a las ciudades a las que vayamos. Luego, el fin de gira, ya iremos a salas en las que ya hemos estado, a ciudades en las que ya hemos estado y ciudades en las que todavía no para despedirnos de todo el mundo que ha querido formar parte de este viaje.

¿Qué vais a ofrecer al público del Azkena Rock Festival?
Somos muy fans del festival. Estamos muy ilusionados con tocar en él. Vamos a presentar los dos discos que tenemos. Como es una capsulita de tiempo, no va a ser un concierto muy largo, pero sí que vamos a intentar que a todo el mundo le guste, que sea un concierto intenso, que tenga sus dinámicas y que todo el que venga pueda ver un poquito de lo que hacemos.

 

EN EL CASERÍO, COMO EN CASA.

El año pasado actuasteis en el Festival de Jazz de San Sebastián. Te vimos emocionada…
Hombre, claro. Es que imagínate. Si que yo no entienda el jazz no significa que no sea bueno, ¿sabes?

Ya, ya...
Fue una pasada. El día que nos enteramos que íbamos a tocar allí fue muy emocionante para todos nosotros.

Además, en el escenario de la Playa de la Zurriola...
Sí, cada vez que me acuerdo pienso que ha debido ser un sueño. Espectacular.

¿Qué es lo que más te gusta del País Vasco?
Un poco todo, la verdad. Siempre que hemos estado allí yo me he sentido como en casa. También jugamos con Ekain...

Es una ventaja, contar con un anfitrión en la banda.
Claro. Cuando hemos ido, hemos grabado ahí las maquetas, en su caserío. Y hemos pasado muy, muy buenos momentos.

También habéis bastente tocado por estos lares, ¿no es así?
Sí, empezamos a tocar tanto en Berriz como en los alrededores, luego ya estuvimos en Bilbao, en Vitoria… Hemos conocido a la gente, que es espectacular, súper respetuosa. Es que es precioso todo, impresionante. Y luego, aparte, se come increíble.

 Ekain os habrá llevado a los sitios donde él sabe que se come divino.
Eso es. Y cuando hemos querido hacer un descansillo nos vamos allí, porque ya te digo, que estamos como en casa.