01
Aug

Ana Morgade

...presenta la obra  'Conductas Alteradas' en Fiestas de la Blanca.

Comenzó en el mundo de la improvisación, donde se mueve como pez en el agua. Con Buenafuente dio el salto a la popularidad. Hoy roba minutos de siesta cada tarde desde 'Zapeando', donde su lengua afilada es el azote de "los malos". La actriz y presentadora madrileña encarna a Candela, una ama de casa desesperada, en su nueva obra de teatro. Los días 6 y 7 de Agosto en el Teatro Principal. Hablamos con ella.

 

 

Vienes a Fiestas de La Blanca con 'Conductas alteradas'. Háblanos de la obra.
Es una comedia contemporánea sobre una pareja en crisis total que pone toda su esperanza en su mejor amiga, su educadora, su salvación: la tele. Y para conseguir salir en ella, si hace falta, puede que tengan que contar alguna mentira piadosa que otra…

Las relaciones familiares dan muchos quebraderos de cabeza, ¿llamar a Super Nanny puede ser la solución?
Para ellos sí. Representan a toda una generación que ha aprendido a cocinar, a resolver misterios, a hablar con su familia o a reformar el baño viendo la tele. Para Candela, mi personaje, salir por televisión es lo mejor que le puede suceder a alguien, es mejor que ganar el gordo de la lotería.

Otra vez en el papel de madre… déjalo, no te voy a preguntar…
Hombre, de abuela aún no me veo. Dame un par de años.

¿Qué te aporta el teatro?
Muchísima felicidad. Con trece años tomé la decisión de dedicarme a estudiar interpretación y nunca me he permitido alejarme del escenario. Es extremadamente divertido poder actuar sintiendo la cercanía del espectador.

Produjiste, escribiste y dirigiste la obra 'Las Rusas' en 2013. ¿Cómo fue la experiencia?
Nefasta y encantadora a la vez. Aprendí sobre todo que hay cosas que se me dan fatal: producir, por ejemplo. También es cierto que aún hoy me cruzo con gente que me dice que la vio y le chifló y se me enamora el alma. Conservo la esperanza de volver a montar 'Las Rusas' en el futuro, con un poco más de experiencia y sin arruinarme, si puede ser.

Tus comienzos son en el mundo de la improvisación. Hay que ser muy rápida...
O no. Hay que ser generoso, eso seguro. Cada improvisador tiene su color y su ritmo. Lo importante es estar atento y tener ganas de sorprender y sorprenderse. Improvisar es tejer con un compañero sin mirar al telar: la fe es clave porque hasta que no terminéis no sabréis qué dibujos tiene el tapiz.

"Improvisar es tejer con un compañero sin mirar al telar: la fe es clave porque hasta que no terminéis no sabréis qué dibujos tiene el tapiz."

En 'Zapeando' sois como una pequeña gran familia. ¿Llamamos al terapeuta?
Solo si es gratis, el team Mollet es muy ahorrador.

Recibís críticas despiadadas, ¿os afectan?
A mí lo menos posible, al menos las despiadadas. La piedad es un elemento clave en la crítica. Un comentario que solo tiene como objetivo hacer daño no se parece en nada a una crítica, no tiene sentido tratarlo como tal.

También podemos verte en 'El Hormiguero', ¿cómo es trabajar con Pablo Motos?
Es una locura. Solo poder asistir cada día a los ensayos de ciencia es un sueño para cualquiera. Además me han tratado como una familia desde el principio. ¡Como una que se lleva fenomenal, claro!

¿Qué le debes a Buenafuente?
Tener la oportunidad de construir mi sección desde el inicio hasta el fin. Aprendí a escribir, pulir y defender mi propio material, y trabajé con primeros espadas del humor. Eso es un lujo.

¿Qué es lo que más te gusta de la fama?
Me hace especial ilusión que alguien se me acerque para pedirme una foto para su hija. También me emociona que la gente me diga que les he alegrado el día, o que he conseguido que cambien de humor. Es muy hermoso conseguir alegrarle el día a un desconocido, ¿no crees?

Cierto ¿Y lo que menos?
Salir en televisión hace que a veces algunas personas te tomen por alguien de su círculo de confianza, y esto genera alguna que otra astracanada. Una vez un chaval echó a correr hacia mí con tanto entusiasmo en un descampado que huí despavorida porque pensaba que venía a atracarme o algo así… Por suerte corro poco y lento y aclaramos el malentendido.

Pablo Iglesias te entrevistó en 'La Tuerca'. ¿Lo pasaste mejor que con Broncano?
No es difícil, Pablo estuvo charlando conmigo durante más de una hora. Prepara con minuciosidad sus entrevistas. ¡El maldito David ni siquiera tenía claro en qué estaba trabajando!

En cine hemos podido verte en 'Bajo el mismo techo'. El rodaje sería mítico…
Hombre, trabajo poco en cine, pero tanto como mítico… Me divertí muchísimo, espero que eso sí se note.

"Conservo la esperanza de volver a montar 'Las Rusas' en el futuro, con un poco más de experiencia y sin arruinarme, si puede ser."

¿Para cuándo un programa con Silvia Abril?
Para el minuto en que ella quiera. Trabajar junto a Silvia es un regalo, siempre nos hemos reído muchísimo currando juntas.

Un compañero de trabajo me dijo un día que él no iba a monólogos de chicas, ¿qué le dirías?
Que me parece perfecto. Yo tampoco voy a ver a cómicos machistas, cada uno hace lo que le parezca bien. Haz con tu tiempo y tu dinero lo que te plazca.

¿Cómo vives el auge del feminismo?
Con mucha esperanza y admiración. Ser testigo y parte de un movimiento social de tanto calado es increíble.

Tus zascas al respecto son memorables. Gracias.
Solo intento usar el sentido común, te lo prometo.

En 'Tu cara me suena' demostraste tus dotes como cantante. Chica, vales para todo.
Bueno, tendrías que verme patinando. Igual cambiarías de opinión.

Qué haces en tu tiempo libre, si es que te queda...
Leer. Leer como loca. Tardo un rato en aflojar la dinamo y no pasar por encima de las letras, pero cuando consigo enfrascarme en un libro y no apresurar la lectura me siento literalmente de vacaciones, esté donde esté. Y dibujar también me pirra. Y el bricolaje, estoy haciendo acopio de herramientas cada vez más sofisticadas. Me vengo muy arriba con las reformas caseras.

¿Sigues dándole al batería… digo, a la batería?
Me apasiona la música y la discreción.

¿Cómo se presenta lo que queda de 2019?
Lleno de funciones de 'Conductas Alteradas'. ¡Y es una alegría! Ya tenemos entradas vendidas en casi todas las actuaciones que tenemos por delante, estamos impresionados.

"Cuando consigo enfrascarme en un libro y no apresurar la lectura me siento literalmente de vacaciones, esté donde esté."

Si no puedes con todo, siempre tienes el recurso de llamar a tu clon, Cristina Maró.
Nuestro parecido es alucinante, el ser humano es maravilloso.

En breve te tenemos por aquí. No es la primera vez que vienes a Vitoria. Te hemos visto en el FesTVal presentando 'Olmos y Robles'. Por cierto, ¿cómo es grabar al lado  lado de ese pedazo de hombre… Pepe Viyuela.
Aún no he conocido a una sola persona que al escuchar su nombre no me haya hablado maravillas de él. Si tienes la suerte de coincidir con ese actorazo no cometas la estupidez de perderte ni un segundo de su trabajo. Es una lección magistral verle trabajar.

 

'CONDUCTAS ALTERADAS'
Es una divertida comedia tan loca como realista, escrita y dirigida por Natalia Mateo. Parte de una situación casi normal que se va de las manos, Cande (Ana Morgade) y Sebas (Canco Rodriguez) llevan demasiados años guardando debajo de la alfombra sus problemas y estos no hacen mas que crecer y con ellos el caos en el que se ven inmersos.

La necesidad de poner solución a sus caóticas vidas y de arreglar los "problemillas" familiares les hace sacar la versión de ellos mismos más vergonzosa.

Ana Morgade es Candela, un ama de casa en paro y con ínfulas de supercomercial de Thermomix, por lo que su situación profesional es nefasta así como su matrimonio que se ha ido a pique. Madre de dos pequeños delincuentes que hacen de su vida una locura.

Canco Rodríguez es Sebastián, un obrero de la construcción empeñado en no asumir la realidad de su matrimonio e hijos. Un calzonazos de manual que hará lo que sea con el único propósito de recuperar a su familia