01
Aug

Marta Hazas

...inicia la gira de 'Si no te hubiese conocido' el 9 de Marzo en el Teatro Principal.

 

Su imagen angelical le abrió las puertas de la pequeña pantalla y su solvencia interpretativa le ha consolidado como una de las estrellas imprescindibles de la nueva televisión. La actriz santanderina compagina su papel de Clara Montesinos en 'Velvet Colection', con el de Marta en 'Pequeñas coincidencias'. Además, cuenta con sección propia en 'El Hormiguero' y en teatro, protagoniza una comedia romántica sobre el destino. Nos lo cuenta.

 

 

Habéis elegido Vitoria-Gasteiz para iniciar la gira española de la obra 'Si no te hubiese conocido', ¿no es así?
Sí, arrancamos el 9 de Marzo. Es una obra de teatro de amor y viajes en el tiempo. Plantea si las cosas pasan porque nosotros las buscamos o porque realmente no puedes escapar del destino. A veces no sabemos si somos nosotros con nuestras acciones los que generamos nuestro propio destino o no, hay algo escrito...

¿Qué tienes en común con Elisa?
Pues lo cierto es que hay muchas Elisas dentro de esta función, porque todo cambia según de si ella elige estudiar Letras o estudiar Ciencias. Entonces, voy teniendo en común con las distintas Elisas pequeños pedacitos de mí. Una parte más racional, de la Elisa que estudia Ciencias, luego una parte más caótica, más artística, que es lo que yo he elegido, a lo que me he dedicado. Lo bonito de esta obra es que te permite interpretar un mismo personaje con muchos matices de mujer, con la que es muy fácil sentirte identificada.

Tu estudiaste Periodismo y luego te has dedicado a la interpretación, con lo cual, tu vida podría haber sido muy distinta...
Claro, totalmente. Son tantas las decisiones las que tenemos que tomar en nuestro día a día. A la hora de tomarnos el vinito después de la función, surgen comentarios del tipo "si yo ese día, en lugar de ir al cumpleaños de mi amiga me hubiera quedado en casa porque me encontraba mal, no te hubiera conocido", le dice una señora a la pareja con la que lleva 20 años casada. Pues seguramente su entorno, mis amigos habrían sido otros... o no. A lo mejor habría dado más rodeos, pero habría llegado a él.

"Bambú es un sitio en el que quedarse a vivir, por los personajes femeninos que escriben, su manera de trabajar y el equipo humano que son."

Compartes tablas con nuestro paisano Unax Ugalde. Entre vosotros saltan chispas…
La verdad es que nos hemos hecho muy amigos. Luego, además, con Unax hemos contado en nuestra serie, 'Pequeñas coincidencias', que hacemos para Amazon Prime. La química en el escenario con tu compañero siempre es bonita y tiene que estar, sobre todo en una función como ésta, en la que estamos los dos prácticamente solos todo el rato. Es más fácil.

Antes de la gira habéis estado en Madrid.
Sí, estuvimos en el Centro Dramático Nacional, pero ahora hay un poco el nervio de que es la primera vez que la hacemos fuera. Está concebida para una salita, por lo que ahora casi va a ser un segundo estreno.

En nada empieza la segunda temporada de Velvet Collection en Netflix, ¿ansiosa?
Bueno, como ya se ha estrenado aquí en España, sé que ha ido bien, que ha gustado... Me apetece sobre todo porque ahora que vengo de un viaje muy largo por Miami y México y he visto la repercusión que tenemos allí. Me hace mucha ilusión que se vea la segunda temporada y tengo ganas de que se estrene. Pero bueno, estoy a punto de rodar la tercera. A finales de Marzo, de hecho, arrancamos.

¿Qué ha supuesto Clara Montesinos en tu carrera?
Sin duda ha sido un antes y un después, porque aunque con Gran Hotel y Bandolera fueron pasitos progresivos, el gran salto ha sido Clara Montesinos. Un personaje que ha gustado mucho tanto en este lado del mundo como en Estados Unidos y en Sudamérica. Para mí ha sido una proyección internacional y un saber que Bambú, es la segunda producción que hago con ellos, es un sitio en el que quedarse a vivir por los personajes femeninos que escriben, su manera de trabajar y el equipo humano que son.

¡Cómo ha cambiado la vida de las mujeres en las últimas décadas!
Sí, la verdad es que cuando llevas años interpretando papeles de época y tiene que interpretar a una mujer actual, en 'Pequeñas coincidencias'… simplemente en la manera de vestir, de tener esa libertad de ir como te dé la gana, esa libertad de movimientos, todo. Hemos cambiado tanto, en pequeñas cosas, pero no nos damos cuenta de los pequeños triunfos que hemos conseguido y en muy poco tiempo. España es una democracia muy joven y las mujeres hemos empezado a ganar derechos hace muy poco tiempo.

No hay más que hablar con nuestras madres.
En mi caso más con mis abuelas. Mi madre nació en los 60 y le tocó más la época hippie. Pero mis abuelas han vivido cosas… Lo de para abrirte una cartilla en un banco tener que ir con tu marido o tu padre. Y que si eres soltera tengas derecho a cobrar una pensión de orfandad, como si tú no pudieras trabajar y valerte por ti misma…

"Está muy bien lo de poder llevarte la tele encima. Y además genera mucha industria."

Afortunadamente eso ha cambiado.
Pues sí y más que irá cambiando...

En 'El Hormiguero' tienes una sección cuanto menos curiosa, 'Cosas que deberías saber y no sabes'. ¿Alguna anécdota que nos puedas contar al respecto?
Siempre pasan muchas cosas. Basta que te salga bien el ensayo, por ejemplo, una puerta que tenía que abrir un día con un sistema que se habían inventado y luego el directo es un desastre, ja, ja, ja… no sale ni para atrás. Y otras veces que no te sale en el ensayo, porque es muy complicado y luego en el directo sale superbién.

Habrás aprendido mil cosas.
Sí y cosas muy aprovechables para tu vida. Lo de abrir una botella de vino con un zapato fue divertidísimo y muy útil. Y abrir cuando se te pierde la llave de un candado una maleta de esas de cremallera con un boli 'bic' y volver a cerrar y que no se rompa la cremallera, también me pareció oro para la vida cotidiana.

Has mencionado la serie de Amazon Prime 'Pequeñas coincidencias', que produces junto a tu marido Javier Veiga.
La estrenamos el 7 de Diciembre para Sudamérica, Estados Unidos y España. Es una comedia romántica, de ocho capítulos de 50 minutos, pero muy actual, con diálogos actuales y en la que chica conoce chico, chico conoce chica… o no. Y vamos a ver a dos personajes muy de nuestra generación. Egoístas, mirándose a su ombligo, los dos se encuentran en el mismo dilema en el mismo momento de la vida. Habla también del destino, como la obra de teatro, solo que tiene más comedia.

"No anunciaría nada que tuviera que ver con maltrato animal o con pieles."

¿Cómo ha ido?
Estamos muy contentos. De hecho, en Amazon Prime ya nos están encargando la segunda temporada de la serie. Ahora hemos estado en México promocionándola para el Día de San Valentín y la verdad es que estamos muy contentos. Los comentarios de la crítica han sido muy positivos. Así que un subidón.

¿Cómo es compartir profesión con tu pareja?
Nosotros nos conocimos protagonizando una película y hemos hecho ya tres montajes teatrales, dos de los cuales los producíamos nosotros también. Entonces, bueno, nos movemos en el medio de un modo natural.

¿Él te hace mirar con otros ojos?
Ja, ja, ja… sin ninguna duda, sobre todo cuando dirige. Está genial poder discutir con una persona, en el buen sentido, de debatir impresiones. Así que sin ninguna duda.

Estamos en un momento de cambio en la forma de consumir televisión, ¿cómo lo valoras?
Lo valoro de una manera muy positiva, porque creo que poder elegir el momento para ver lo que quieres ver y no tener que ver lo que te programa un señor o señora, con lo que a lo mejor no estás de acuerdo, pues me parece que genera mucha libertad. Cuando viajas puedes aprovechar los ratos libres para ver cosas. Está muy bien lo de poder llevarte la tele encima. Y además genera mucha industria, y de calidad.

¿Cómo recuerdas tus comienzos en la pequeña pantalla?
Con muchísima ilusión, una ilusión que mantengo intacta. Todos estos años que he ido a grabar 'Velvet' en el plató de Antena 3, no hay mañana, por cansada que esté, que no me siga haciendo ilusión estar ahí. Es lo que siempre había soñado.

Y has logrado tu sueño.
Sí, recuerdo aquellos primeros episódicos en 'El Comisario', 'Cuéntame', 'Hospital Central'... estaba feliz de poder pertenecer a esto que yo veía desde la butaca de mi salón en Santander.

¿Es tu refugio? ¿Vuelves a recargar pilas?
Sí, sin ninguna duda para mí es casa. Después de periodos largos de trabajo necesito esa escapadita del fin de semana, tanto por el mar, como porque te pone los pies en la tierra todo el rato y te ayuda también a relativizar el estrés de la producción, que tampoco es tan importante. Voy a Santander y con poco soy feliz.

¿Cómo llevas la popularidad?
Yo la llevo bien, porque ni siquiera me parece un peaje que tengamos que pagar por ejercer esta profesión, porque yo trabajo para que me vea la gente. Entonces, como mi trabajo es de cara al público, la popularidad es como una cosa más añadida.

"Voy a Santander y con poco soy feliz."

¿Cómo lidias con la prensa del corazón, que puede ser un aspecto más invasivo?
Es que no me he visto en la tesitura. Sí que me parece que es invasiva en muchos aspectos de la vida privada, pero bueno, como yo tampoco ni me he ocultado ni he entrado a comercializar… Si salgo en las revistas del corazón es más comentando una alfombra roja o por mi trabajo o porque les ha apetecido sacarme unas foto con Javi por la calle, pero bueno, tampoco tengo nada que ocultar.

Las marcas te eligen para que las representes. ¿Qué no aceptarías nunca?
No anunciaría nada que tuviera que ver con maltrato animal o con pieles. Al principio, cuando empiezas en esta profesión, te hace ilusión y no te paras tanto a pensar en lo que estás anunciando. Pero ahora, no querría anunciar ni cosméticos en los que se maltrate animales… Por eso trabajo con Loreal en la Madrid Fashion Week, porque no hacen experimentos con animales.

¿Cómo se presenta 2019?
Con adrenalina divertida de profesión. Que nos confirmen definitivamente la segunda temporada de 'Pequeñas coincidencias', la última temporada de 'Velvet', lo cual va a ser muy emotivo, porque va a ser cerrar una etapa y ese miedo al abismo, a ver qué va a ser lo siguiente... y esta gira de teatro con Unax, que recorreremos España. Y seguir en 'El Hormiguero'. Se presenta un año que he empezado muy viajera y ahora ya me toca Madrid hasta Octubre o Noviembre sí o sí.


DESNUDO EN REDES

Las redes sociales son tus aliadas. Alguna de tus fotos ha sido muy comentada.
Mis redes sociales las manejo yo y cuelgo lo que me apetece y de una manera así como divertida. Es bonito tener una relación desde ahí con la gente que sigue tu carrera, como a mí también me gusta seguir a otros. Pero me sorprende cuando, en los tiempos que corren, ponemos el grito en el cielo, ya no por las mías, si no por las fotos de otras mujeres que se desnudan y salen en una foto muy bonita, bellísima, porque eso es Instagram… Me parece que hemos vuelto a un puritanismo estúpido, ¿no?

A veces amparado en el anonimato.
Pues sí. O como cuando ves comentarios de otras mujeres criticando en plan "¡qué patorras!"  a gente que dices ¿de verdad? Luego sois las que ponéis el grito en el cielo porque se critique a una mujer en una alfombra roja... Las peores sois mucha gente que estáis en vuestra casa y no os dais cuenta de lo dañino de vuestros comentarios. Me asusta que volvamos a un puritanismo en el que seamos las mujeres las que nos pongamos los límites a nosotras mismas. Es ridículo. En la playa se enseña más.

Ves imágenes de los 80 en televisión y había más carne.
Bueno... totalmente. Además, no es porque fuera el destape y fuera una cosa impuesta a solo las mujeres, en general. Ahora hay un puritanismo estúpido que además es falso. Una doble moral muy tonta. Además es como absurdo. Desde toda la historia de la pintura y de la fotografía la mujer se ha desnudado. Y además, cuando lo haces porque te da la gana, no hay ningún problema. Si me obligaran a ir vestida de "Mamachicho" por la vida pues me molestaría más, pero si es porque me da la gana…