Melani Olivares

...estrena la obra 'Juntos' los días 6 y 7 de Agosto en el Teatro Principal.

 

Tras años en el mundo de la interpretación, el papel de Paz en la serie  'Aída' le lanzó al estrellato. La actriz catalana es un alma inquieta que adora compaginar cine, teatro y televisión. Tras el verano rodará la segunda temporada de 'Bienvenidos a la familia', la serie revelación de TV3, pero antes se dejará caer por Vitoria-Gasteiz para presentar 'Juntos', una obra profunda e inteligente donde tragedia y comedia van de la mano.

 

 

Estrenas 'Juntos' en Vitoria-Gasteiz, junto a Kiti Mánver, Gorka Otxoa e Inés Sánchez. Háblanos de la obra.
Es una función de un autor francés,Fabio Marra, que se ha estado representando en Francia con un éxito brutal. Es una tragicomedia. Y estamos alucinados, la verdad, porque creo que al público le va a encantar. Habla sobre las relaciones familiares, la problemática que supone tener una persona discapacitada en casa, sobre todo cuando hay una madre que no quiere reconocer la discapacidad de ese hijo. Y la problemática que tiene también cómo encaja la hija todo esto.

¿Qué significa ser normal?
¡Ah! ser normal… en mi casa mis hijas me dicen  siempre, "mamá, como nosotras no somos normales…" Pues mira, no lo sé qué es ser normal, pero yo no quiero serlo, debe ser muy aburrido.

¿Estamos preparados para lo diferente?
Estamos preparados para lo diferente siempre y cuando no nos quiten a nosotros lo que nos corresponde, como el cariño de una madre, el cariño de un padre… Yo creo que es muy difícil cuando hay una negación tan grande por parte de una madre, una hermana, que en este caso es más pequeña que el hermano con la discapacidad, poder hacerse cargo de una situación que la madre niega. Creo que la normalidad implica el aceptar al otro como sea. Da igual cómo sea. Yo me quedo con la aceptación.

El drama de la refugiados salpica los telediarios cada jornada, ¿qué debemos hacer?
¡Ay, Dios mío! Eso es un horror. Estoy horrorizada por todo eso. Ya no solo niños... mujeres, hombres, todos. No entiendo muy bien qué estamos haciendo. Antes había esclavos y ahora están los refugiados, que luego llegan aquí y les tratamos de la misma forma. Es un horror. Debemos poner todo de nuestra parte y sobre todo educación, educación y educación. Y el hacer que nuestros hijos vean la barbarie que estamos cometiendo nosotros para que no vuelva a pasar.

"No sé lo que es ser normal, pero yo no quiero serlo. Debe ser muy aburrido."

España está entre los 10 países del mundo que más armas exporta, ¿estamos recogiendo lo que sembramos? 
Vivimos en un país de doble moral. Criticamos las armas, pero luego las vendemos. No queremos que los niños trabajen o que haya niños soldado y nosotros potenciamos eso. Pues chica no sé, es todo muy confuso, la verdad. ¿Es esto normal? Pues no.

Cambiando de tercio, ¿cómo surge tu interés por la interpretación?
Yo hacía ballet clásico. Era una forma en la que podía expresar con el cuerpo lo que no podía expresar con la palabra. Y fue para mí una vía de escape.

Estudiaste con Cristina Rota, una grande.
Sí, estudié con Cristina. Luego estudié con más profesores, porque lo que me parece más maravilloso de esta profesión es que puedes seguir estudiando durante toda la vida y ninguno de tus maestros tiene la clave. O sea, que cuantas más cosas sepas y más cosas puedas descartar, esto me funciona, esto no, más rico vas a ser y más nutrido… Pero sí, para mí Cristina Rota fue mi primera maestra y sobre todo le tengo muchísimo aprecio.

A lo largo de tu carrera has hecho cine, teatro y televisión, ¿con qué te quedas?
No quiero elegir ninguna. Me niego. Yo no podría estar toda la vida haciendo teatro, sin hacer cine o televisión. No podría estar toda la vida haciendo cine sin hacer teatro. Me parece que pudiendo tener esas tres vías diferentes, si el proyecto me interesa, me da igual. Lo que sí que no me gusta es hacer solo una cosa. Me gusta poder ir variando.

Te va la marcha, vaya.
A mí me va mucho el mambo, ja, ja, ja…

El personaje de Paz en 'Aída' te dio las más altas cotas de popularidad. ¿Cómo recuerdas aquella etapa?
De aprendizaje, de solidez económica, de enriquecimiento personal, profesional. Yo solo tengo que dar gracias a 'Aída' y a mis compañeros, que me enseñaron a hacer comedia, porque estaba con los grandes. Con lo cuál, le tengo muchísimo cariño.

¿Sigues manteniendo contacto con ellos?
Sí, con Paco y con Carmen sí y con David Castillo, con Pepe Viyuela. Nos vamos viendo. Así, de forma separada, como se puede....

¿Cómo llevas el tema de la fama?
Pues bueno...¿sabes qué pasa? Que yo soy actriz y eso tiene unas consecuencias, que la gente te reconoce porque les gusta tu trabajo. Con lo cual, siempre estoy como un poco resguardada. No estoy tan expuesta porque no es un tema personal, es un tema profesional el que me ha dado la fama.

Revolucionaste las redes sociales, primero con un atisbo de "pezoncillo" y luego con un pomposo culete. Te dieron candela…
Mira, la foto del pezoncillo, como dices tú, es que ni me di cuenta de que salía, porque estoy medio ciega y subí la foto a Instagram porque mi niño estaba guapísimo. Yo solo me fijé en eso.

¿Y el desnudo?
El desnudo no me provoca nada de rechazo, todo lo contrario. A mí me gusta.

"Antes había esclavos y ahora están los refugiados, que luego llegan aquí y les tratamos de la misma forma. Es un horror."

Pero hay mentes cerradas…
Sí, justo. Y tampoco te creas. Yo no soy una persona que mire mucho qué pasa. Me enteré de las reacciones al cabo de dos días que miré las redes. Entonces, claro, me enteré tarde, ja, ja, ja…

La subiste y te olvidaste.
Eso es. Además, subí mi desnudo a Instagram porque estaba harta de estar presionada por tener el mismo cuerpo de antes de quedarme embarazada, que era una talla 34, y volver a trabajar. Acabar de parir con 44 años...

Pues estabas estupenda, qué quieres que te diga.
Sí, pero sobre todo porque todo tiene su proceso. Yo lo que quería y quiero es estar sana. Cuando estaba tan delgada estaba sana porque hacía mucho ejercicio y comía muy bien, y cuando acabé de parir estaba sana porque seguía haciendo ejercicio y comía bien. Lo que no tenía era una 34, tenía una 40. Pues bueno, el tiempo que haga falta y si no recupero la 34, pues mira.

Tienes dos hijos biológicos, pero tu primera hija, Martina, es fruto de una adopción internacional. ¿Cómo fue la experiencia?
Mi hija va a hacer 12 años ahora, en Octubre. En aquella época no había tantísima espera, tanta problemática para adoptar en Etiopía como ahora, no habían cerrado los juzgados. Yo tardé 2 años en todo el proceso. 

Parece poco, visto lo que tienen que esperar las parejas hoy en día...
Sí, pero mucho me parece para tener a los niños allí esperando. Y en este caso fue más rápida la cosa. Y fue muy bien, tengo una niña preciosa, una maravilla.

¿Cómo ves las cosas por tu tierra?
Yo creo que hay que dialogar, dialogar, dialogar, respetar y llegar a un entendimiento. Y desde luego, que sean los catalanes también los que tengan la palabra. Que puedan hacer un referéndum que sea legal y que se puedan manifestar y puedan hablar. Estamos reprimidos y tampoco está bien.

Soltaste en 'Hora punta' que te gusta robar, "pero en sitios donde son ricos." ¿No eres un poco bocachancla?
Ja, ja, ja… bueno… pues dejémoslo en que sí, ja, ja, ja… Es verdad, pero no lo puedo decir mucho, porque tengo mucho niño.

Dicen que los niños aprenden por imitación, más que por lo que tú les puedas decir.
Exacto. Eso hay que cuidarlo.

Háblanos de tus proyectos.
Ahora estoy ensayando 'Juntos', que estrenamos en Vitoria. Y estoy flipando, la verdad. Estamos súper felices. La dirección con Juan Carlos Rubio es brutal y tener una madre como Kiti Mánver, y un hermano como Gorka Otxoa es una maravilla. Y en Septiembre me voy otra vez a Barcelona a rodar la segunda temporada de 'Bienvenidos a la familia'.

O sea que sigues ahí con dos vías abiertas a la vez.
Sí y una tercera que todavía no está firmada, pero que la cosa parece que va a salir.

"Subí mi desnudo a Instagram porque estaba harta de estar presionada por tener el mismo cuerpo de antes de quedarme embarazada y volver a trabajar."

Bueno, no lo gafemos, porque ya sabes que estas cosas.
Sí, yo no lo digo, por si acaso...

¿Has estado en Vitoria-Gasteiz?
Sí, con la obra teatral 'Bajo terapia'.

¿Qué es lo que más te gusta del País Vasco?
A mí del País Vasco me gusta todo, además que voy de la mano de Gorka Otxoa, que también estaba en 'Bajo terapia', y nos ponemos de comer que da gusto. Me encanta la comida que tenéis.

Así va a ser difícil bajar de la 40.
Ja, ja, ja… ya he bajado, ya he bajado, ¿eh? Ahora puedo recuperar dos tallas todavía, para llegar a la 40 otra vez.

Nos vemos en Vitoria.
Sí, os esperamos a todos.

 

'BIENVENIDOS A LA FAMILIA' LLEGA A NETFLIX

¿Cuál es el secreto del éxito de 'Bienvenidos a la familia', tu serie en TV3?
Es una serie muy peculiar. Mezcla suspense, cine negro, comedia… Además, los guiones están muy bien escritos y está dirigida por Pau Freixas e Iván Mercader, que son dos fenómenos.

Interpretas a una madre con 3 hijos. ¿Actúas o simplemente te dejas llevar?
No, si en la serie tengo un hijo de 23 años… imagínate. Nada que ver. Estoy muy contenta, porque es la primera vez que he pasado a ser madre en la ficción. Antes nunca me ponían hijos. Yo decía, ¿pero qué pasa?Cuando ya tienes cierta edad lo que te apetece es poder seguir evolucionando y haciendo personajes de tu edad, en los que la problemática y lo que le pase a ese personaje sea diferente. Tener mucho más valor, tener mucho más peso, pues bueno, que sea otra cosa. Así que estoy feliz.

Qué pena que no podamos verla fuera de Cataluña.
Ahora van a darla en Netflix, porque la hemos doblado al castellano.

"Estoy muy contenta, porque es la primera vez que he pasado a ser madre en la ficción. Antes nunca me ponían hijos."